Carrión está montando una peli de terror – 4pelagatos

Freddy Carrión está tratando de sacar provecho a las audiencias en las que la Comisión de Fiscalización de la Asamblea prepara el pedido de juicio político en su contra. Ayer, el Defensor del Pueblo logró convertir la audiencia, de forma grosera y pasajes delirantes, en un foro para montar y posicionar el relato de un extraordinario plan de persecución política del que, dijo, es víctima.

El relato y la defensa de Carrión recuerda a esas epopeyas en dibujos animados que pasaban en la TV nacional los domingos en las mañanas. El guión es, casi siempre, sostenido por su esposa Priscila Schettini quien trata de convencer a la audiencia de que la acusación de agresión sexual por la que su esposo está bajo prisión preventiva fue un montaje concebido por el anterior gobierno para sacarlo del cargo. En ese montaje, hace intervenir al entonces presidente Lenín Moreno y su ministra, María Paula Romo; la fiscal, Diana Salazar y la Policía en confabulación con el ex ministro de Salud, Mauro Falconí e incluso su pareja que aparece en videos, fotografías y en su propia denuncia como víctima de la agresión de Carrión.

Lo que se ve y se escucha en las audiencias de sustanciación del juicio político raya en lo delirante. Como se supone que un caso de delito sexual no puede ser materia de juicio político en la Asamblea, porque no hay una condena de un juez y se trata de proteger a la víctima, las causales para el juicio que han planteado los asambleístas son por arrogación de funciones y mal uso de bienes públicos. Pero resulta que en las audiencias a las que se ha convocado a 28 personas por pedido de Carrión (lo cual es inaudito en un proceso que no es penal sino político), de lo único que se habla es de la acusación de agresión sexual, con el evidente fin de tratar de desmontar la versión de la Policía y la Fiscalía. La idea es posicionar otra versión, en la cual hay un complot del más alto nivel para implicar en una acusación falsa y sacar del cargo a Carrión que, en este guión, actúa de superhéroe. En resumen, todo lo que se vio hace cuatro meses, los videos en los que aparecía Carrión ebrio y agrediendo a la amiga de Falconí, así como las versiones de ésta, son perversos artilugios del gobierno de Moreno, la fiscal Salazar y la Policía. Todo para perjudicarlo.

La estrategia de posicionarse como víctima rozó el paroxismo cuando Carrión dijo a la prensa que tiene que haber sido drogado para que haya ocurrido lo que todos vieron cuando estalló el escándalo por el que está preso. «Es imposible que no recuerde nada de lo que sucedió después de que tomé dos copas de vino». Y agregó que, como Falconí es médico, «sabe lo que puede hacer». Según Carrión, Falconí lo había visitado días antes en su despacho para hablar de actos de corrupción durante el gobierno de Moreno, como el robo de miles de vacunas por parte de la entonces vicepresidenta Alejandra Muñoz. Además que María Paula Romo le había dicho, textualmente: «hay que bajar al Defensor del Pueblo porque no le vamos a perdonar que haya puesto una denuncia por delitos de lesa humanidad en contra del presidente de la República, de un Ministro de Defensa…».

La versión de Priscila Schettini también tuvo momentos extraídos de un relato fantástico. Según ella, Carrión, Falconí y su compañera realmente no se agredieron entre sí, como aparecía en los videos del edificio donde vive Falconí, sino que hubo dos personas que ingresaron con cédulas falsas y los golpearon como parte del complot ideado en Carondelet. Según Schettini, los videos del escándalo han sido manipulados y cortados. Por ejemplo, según ella, la escena en el video en el que aparece el guardia del edificio tratando de evitar que Carrión agreda a la compañera de Falconí, realmente corresponde a un intento del guardia para evitar que la mujer vaya a otros pisos del edificio a buscar más problemas. Según Schettini, Falconí y su compañera cambiaron de versión a las pocas horas del escándalo, lo que constituye una evidencia de que fueron persuadidos por el gobierno. Cuando una asambleísta interpelante le preguntó por el caso en el que ella demandó a su esposo en 2017 por agresiones físicas, Schettini dijo que aquello había ocurrido porque luego del parto de sus mellizos sufrió de una crisis por una depresión post parto: “Los hombres no pueden entender eso”.

Uno de los momentos más épicos fue cuando compareció una perito, asimismo por pedido de Carrión, quien dijo que, según un perfil sicológico, que ella hizo de Carrión, él es un hombre cuerdo que jamás agredería a alguien, mientras que Falconí presenta un cuadro de desequilibrio sicológico que lo hace agresivo, sobre todo cuando está bajo los influjos del alcohol.

La defensa de Carrión tiene un problema, sin embargo: refugiarse en la pirotecnia política. En el mundo real, en el proceso penal que le espera, Carrión tendrá que probar todas las historias que él y su defensa -básicamente su esposa- han lanzado en la Comisión de Fiscalización. Ahí, la tarea ya no será tan sencilla porque tendrán que probar las cosas que dicen como, por ejemplo, que los videos fueron manipulados. Carrión y los suyos están probando en la Asamblea que son capaces de cualquier cosa, como convertir un escandaloso episodio de agresión sexual en un complot político, y convertir a la presunta víctima en parte de él. La película que están montando no es chistosa, a pesar de los giros casi cómicos y surrealistas que contiene: es simplemente de terror.

Foto: Asamblea Nacional.

NOTA:
Este contenido ha sido publicado originalmente en la siguiente dirección: Haz Click Aquí

TAGS:

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *