Correístas y el PSC se comerán a Llori – 4pelagatos

Correístas y socialcristianos reactivaron el proyecto político que acordaron al inicio de este gobierno de tomarse la Asamblea y los órganos de control del Estado, pero que abandonaron cuando el tercer socio, Guillermo Lasso, se hizo a un lado. Lo hicieron con desenfado y sin empacho la noche de ayer: integraron una comisión, a la que la bautizaron eufemísticamente multipartidista. En realidad hay cuatro asambleístas correístas (uno de UNES y otros tres tránsfugas de otras bancadas pero incondicionales al correísmo) y uno del Partido Social Cristiano.

La destitución de Llori es apenas el inicio del operativo, aunque en la resolución se dice que la comisión se limitará a ese caso. Como lo anunció la correísta Marcela Holguín durante el encuentro de la semana pasada con el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, la evaluación tiene que arrancar por Llori para luego hacerse extensiva a los miembros del Consejo de Administración Legislativa, CAL. E incluso intentarán reformular las Comisiones, sobre todo la de Fiscalización que tanto dolor de cabeza les ha producido. Con esos cambios, intentarán censurar a los miembros de la mayoría anticorreísta que está en el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social y nombrar a cuadros de confianza para organismos como Contraloría, el CNE y, por qué no, la Fiscalía. En definitiva, todo lo que hace parte de aquel acuerdo que se logró en mayo del 2021 entre Nebot, Correa y, en un inicio, Lasso y que incluía la Presidencia de la Asamblea para el socialcristiano Henry Kronfle.

Sobre las pretensiones ulteriores del correísmo y el PSC con la comisión aprobada anoche, hoy hizo su aporte la asambleísta correísta Pamela Aguirre, que muy probablemente la presidirá: ese organismo evaluará a los miembros del CAL, dijo a la prensa, aunque en la resolución sólo se menciona el caso de Llori. Dijo, asimismo, que se respetará el “debido proceso” y que las acusaciones serán manejadas de la forma «más técnica posible».

Lo de anoche demostró que este pastel no lo quieren compartir socialcristianos y correístas con ningún otro partido: se dieron el gusto de establecer los nombres de los integrantes de la comisión que, se supone, debían representar las cinco bancadas que hay en la Asamblea. Ahí estarán Pamela Aguirre, la #AyPame del correísmo más radical; Peter Calo, de los disidentes correístas de Pachakutik; Lucía Placencia, que no cuenta con la aprobación de Izquierda Democrática; el independiente John Vinueza que jamás ha escondido su adhesión al correísmo, y el socialcristiano Pedro Zapata. En claro, la comisión será absolutamente dominada por el correísmo con el concurso de su socio socialcristiano.

Fue tan desembozada la decisión de que la comisión sea controlada por el correísmo y el PSC que incluso bancadas que apoyaban su creación, como Pachakutik y la Izquierda Democrática, decidieron no votar porque no pudieron designar a sus delegados. Ricardo Vanegas de Pachakutik, que defendió la pertinencia de introducir la comisión en el orden del día, a pesar de que la discusión sobre las medidas cautelares a favor de Llori, no votó porque dijo que se violaba el artículo según el cual la comisión debe ser multipartidista. Dalton Bacigalupo de la ID sostiene que su partido estaba abierto a la creación de la comisión, siempre y cuando la decisión de nombrar a los delegados hubiera sido facultad de los partidos, pero no de los escogidos por el correísmo y el socialcristianismo.

La comisión de mayoría correísta y socialcristiana tendrá entonces 35 días para para poner a consideración del Pleno un informe que será, obviamente, redactado según el interés de esos sectores: sacar a Llori de la Presidencia. Esos dos bloques han pretendido legitimar la iniciativa bajo la premisa de que Llori la no ha permitido que la Asamblea legisle y fiscalice en favor de las mayorías. Una aseveración que no calza con la realidad pues, si bien la gestión de Llori ha estado llena de escándalos y críticas, los más importantes proyectos de ley han sido bloqueados por el correísmo y el socialcristianismo.

La Asamblea, con su comisión evaluadora, seguirá en las semanas entrantes ensimismada y enredada en sus problemas e intrigas internas, porque hasta ahora ha demostrado que actúa completamente por fuera de las urgencias y los problemas de la sociedad. Como dijo César Rohon, cuando renunció, a la Asamblea no le importa el país. Lo que ocurrió la noche de ayer confirma aquello: los esfuerzos y energías, salpicadas de transgresiones a la normativa, están enfocadas en la repartición del poder y la búsqueda de impunidad.

Foto Asamblea Nacional.

NOTA:
Este contenido ha sido publicado originalmente en la siguiente dirección: Haz Click Aquí

TAGS:

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *