Iza no podrá tumbar a Lasso – 4pelagatos

Leonidas Iza apareció esta tarde en un video acompañado por los presidentes de la Fenocín, Gary Espinoza, y de la Feine, Eustaquio Toala. En la noche repitió la dosis y aumentó el número de dirigentes a su alrededor.

Doce minutos duró el mensaje en el primer video; 24 minutos el segundo. En el primero los tres dirigentes hicieron reiterados llamados a la paz y a la cordura. Se dirigían a sus huestes. En los dos videos el tono y las señales son contrarias a la calentura mostrada por otros dirigentes mestizos que alimentan en redes sociales la percepción de que este paro concluirá con la caída de Guillermo Lasso. Un error de bulto. Nada de ello, en efecto, se nota en los dos videos en los cuales los dirigentes, incluido Iza, se refieren a Guillermo Lasso en forma sobria y considerada: lo tratan de “señor presidente” y se dirigen a él como un interlocutor; no como el próximo candidato al patíbulo.

Los tres dirigentes enviaron mensajes a sus bases. En el primer video sobre consideraciones logísticas. En el segundo, sobre el mecanismo para replicar al presidente Lasso que respondió los diez puntos en disputa. El mensaje, no verbalizado y que hay que leer entrelíneas, es que Iza y sus amigos ya iniciaron diálogos con el gobierno. Y que, por los resultados que comunican en el primer video, van por buen camino. Está claro que las dos partes ya han conversado, al menos, sobre la logística de los manifestantes que llegaron a Quito.

Iza dijo que estarán en la Universidad Salesiana y en la Universidad Central del Ecuador y que esos espacios han sido garantizados. Conclusión : el gobierno no se opuso a la ocupación de esas universidades. Y si no lo hizo hay que colegir que se concertaron los mecanismos sobre la actitud que tendrán esos manifestantes en esos sitios y en Quito. En ese sentido, Iza pidió que la estructura cuide y proteja a sus miembros, evite enfrentamientos e infiltrados que causan, dijo, vandalismo y violencia. Y que los manifestantes se queden allí hasta que se decidan las acciones de los próximas días. Eso, en términos cristianos, se llama una tregua.

En el pronunciamiento también se nota que hay una negociación en curso sobre la ocupación territorial que quiere tener la Conaie en Quito. Iza informa que ya el gobierno (no lo cita) garantizó un espacio para el fuego; esto es para la fiesta del Inti Raymi. En este punto, también dijo necesitar un espacio para hacer una asamblea. Y aludió a la tradición que existe en las comunidades de tomar decisiones colectivas. En resumen, pidió al presidente que desmilitarice El Arbolito y la Casa de la Cultura. En el segundo video, solo habló de El Arbolito.

Iza no lo dice, pero esos dos pedidos ni siquiera podrían ser considerados si el tono no hubiera bajado entre la dirigencia de la Conaie y el gobierno. Y si no mediara la certeza de que entre las reivindicaciones que irán a una mesa de negociación no figura un golpe de Estado. El gobierno nada ha dicho sobre desmilitarizar esos dos sitios. Iza vuelve a victimizarse y en el segundo video, en el que mentirosamente dice que nunca han cometido actos vandálicos ni violentado a nadie, evoca condiciones que ojalá no vuelva imprescindibles  para iniciar el diálogo: bajar las acciones represivas (él no habla de parar las acciones violentas), y derogar el Estado de Excepción: eso sería permitirle jugar en terreno baldío. Iza no dice que si el gobierno desmilitarizara la  la Casa de la Cultura, él y su gente se comprometen a usarla pacíficamente y a no convertirla, como en 2019, en centro operativo de una conspiración.

El tono y las señales que se perciben en estos videos aún no se compadecen con acciones que en el día se han producido en el país y también en Quito. El ministerio de Salud indicó que dos personas fallecieron por el bloqueo sufrido por ambulancias; esto a pesar de las promesas dadas por el propio Iza sobre los pasos que serían habilitados para emergencias y personas que necesitan atención prioritaria. Los bloqueos no cesan y ha habido serios actos de violencia y acciones vandálicas. La contaminación del agua, con aceite quemado en Ambato, es sin duda un atentado miserable.

¿El tono bajo y las señales de pacificación y negociación que hay en los dos videos prueban que al fin -convencidos de que no podrán dar un golpe- los dirigentes indígenas aceptan sentarse a la mesa de negociación? Hay hechos que militan a favor de una respuesta positiva: Iza no logró meter en su estrategia a todos los actores de 2019. Hay que verlo enumerar a sus aliados esta vez: la lista es bien corta. Es visible que la presión de la opinión pública -escandalizada al comprobar que repite la ola de violencia sin importarle la factura de 2019, le preocupa: se escuda en los «discursos de odio y estigmatización del movimiento indígena» para justificar el hastío de la sociedad con la violencia producida por los indígenas. Iza sabe, desde hace tiempo, que no tiene condiciones objetivas ni subjetivas para intentar tumbar a Lasso. Puede que el presidente no guste a muchos, pero pocos quieren canjearlo por caos y mayor incertidumbre. Tampoco cuenta esta vez con un apoyo en la Asamblea que, en la historia reciente, siempre ha procesado políticamente los golpes de Estado. Ayer se probó que el  correísmo no pudo cocinar el golpe legislativo que Correa pidió con ahínco en sus redes sociales. Y, por último, los militares hicieron saber hoy que no están dispuestos a aceptar un golpe forjado y apoyado posiblemente, dijo hoy el Ministro de Defensa, con dineros provenientes del narcotráfico.

Iza no podrá dar un golpe y el tono y las señales que hoy emitió dicen que el conflicto está camino a una mesa de negociación. Pero Iza quiere un trofeo. Por eso no se compromete a nada, cuestiona los mediadores propuestos por el presidente y quiere que una asamblea popular fije los mecanismos de cumplimiento para los diez puntos que exige al gobierno. Cuando no puede ser golpista Iza se desquita: es retorcido ese señor.

Foto: video

NOTA:
Este contenido ha sido publicado originalmente en la siguiente dirección: Haz Click Aquí

TAGS:

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *