La comunicación interna y liderazgo

Comunicar cada decisión que involucra al personal, los avances y el futuro de una organización es obligación de un líder. La empresa participativa es la que logra sostenibilidad.

Fotos: @FreePhotos – Pixabay

El liderazgo es mucho más que ser Presidente, Gerente o Director. Eso solo es ser un manager de alto nivel, el liderazgo es saber dirigir a un equipo con empatía, saber comprender al otro, ser compasivo, tener un trato cordial y aceptar las ideas de su equipo. Todo esto con responsabilidad.

Esa responsabilidad debe ir encaminada a tener una cercanía permanente con quienes forman parte de la empresa. Y esa cercanía se logra con una estrategia, asertiva, en la comunicación interna. 

En esta época en que hemos trabajado desde la casa, en condiciones que no son normales, unos han logrado adaptarse fácilmente a esta nueva modalidad, pero otros no lo han logrado. Y es justamente donde el liderazgo debe saber cómo tratar a su personal, con características específicas, que denoten la compasión y la solidaridad para conectar y motivar a los empleados; y, es ahí, donde la comunicación interna debería tener un protagonismo mucho más relevante.

Es necesario tener claridad sobre el rol fundamental de la comunicación interna en el liderazgo. La comunicación no es un fin, es una herramienta de cambio de refuerzo de percepciones, actitudes y conductas. Orienta a los profesionales en sus activos personales en favor de los objetivos y metas en una empresa u organización.

La comunicación de un líder es permanente, en reuniones y comités, lo fundamental es saber cómo hacerlo para beneficio de las metas. En muchas ocasiones se piensa que la comunicación interna es relativa y es justamente donde se cometen errores que pueden repercutir en la productividad. El equipo a todo nivel merece y necesita estar adecuadamente informado. 

Un líder que escucha y comunica de manera asertiva, propicia la innovación, capitaliza ideas y logra un equipo comprometido, “puesto la camiseta”; por supuesto, todo esto genera resultados.

Este es un momento de retos en el que se deben enfrentar cambios sustanciales en las organizaciones con el fin de adaptarse a las nuevas tecnologías e incursionar en la era digital. Estos cambios son estructurales en los procesos, la cultura y, por supuesto, en las personas

Es justamente ahora cuando la inteligencia emocional debe ser una característica de los verdaderos líderes, pues el estrés, la ansiedad y el miedo han aparecido con mayor frecuencia, debido a la incertidumbre reinante. Solo un líder se centra en lo positivo y evita lo negativo o lo convierte en oportunidad y eso debe ser transmitido al equipo que necesita el respaldo de quienes manejan los destinos de las empresas.

Y es ahora cuando quienes ejercen ese liderazgo con rigor intelectual, con comprensión de la actual situación, saldrán adelante con el éxito anhelado y totalmente fortalecidos.

Desafortunadamente la compasión y la empatía para muchos significa debilidad. Las altas gerencias y directivas se centran en demostrar conocimientos técnicos, olvidándose del capital humano que es el que produce éxito en sus gestiones.

Ya no hay lugar para ese liderazgo agresivo e individualista, muchas veces casi despectivo e irracional. No. Eso no tiene cabida en la actualidad, la compasión se impone para lograr metas y salir adelante, y esto requiere dureza y resistencia para cumplir su misión dentro de la organización junto con el equipo.Un líder que tiene formación en comunicación, tiene claro que la comunicación interna es un aliado incondicional en su liderazgo.


NOTA:
Este contenido ha sido publicado originalmente en la siguiente dirección: Haz Click Aquí

TAGS:

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *