La Corte pone fin a las canalladas de Yunda – 4pelagatos

Jorge Yunda ha dejado de ser alcalde. La Corte Constitucional hizo su trabajo y emitió, por unanimidad, una sentencia en la que acepta la acción de protección constitucional que presentó Santiago Guarderas, que ahora se convierte en el nuevo alcalde de la ciudad.

La Corte, de esta forma, ha puesto punto final a una larga y penosa lucha de Yunda por aferrarse al cargo, recurriendo a acciones de protección que, según la Corte Constitucional, vulneraron el derecho a la seguridad jurídica y el debido proceso. La sentencia establece que el recurso de protección que le otorgó la jueza María Belén Domínguez, de la Unidad Judicial de Violencia contra la Mujer y la Familia, vulneró el derecho a la seguridad y el debido proceso. Lo mismo se dice de la sentencia de la Sala Especializada de lo Civil y Mercantil de la Corte Provincial de Pichincha, que también otorgó el recurso de protección a Yunda.

La sentencia no solo que deja a Yunda fuera del cargo. También dispone poner en conocimiento de la Judicatura y de la Fiscalía General del Estado el expediente de la causa para que investigue y determine la existencia de responsabilidades respecto de la irregularidad en la realización del sorteo del recurso. Es decir que, además de su remoción, Yunda y su defensa serán investigados por la Fiscalía por la forma abiertamente irregular y ya denunciada que utilizó para que su recurso de protección recaiga en manos de la jueza Domínguez. La Corte también ordena al Consejo de la Judicatura adopte medidas para evitar este tipo de irregularidades en su sistema de sorteos. Esas acciones deberán ser presentadas a la Corte Constitucional dentro del término de 180 días desde que se notifique la sentencia.
La sentencia de la Corte Constitucional es contundente  no solo por su contenido sino por haber sido aprobada por unanimidad: los nueve jueces que la integran votaron a favor.

La sentencia Corte Constitucional

La sentencia parece ser parte de una tormenta perfecta para Yunda: hoy comenzó el juicio penal en su contra en la Corte Provincial por presunto peculado en el caso de las pruebas chimbas para el Covid que su administración compró al inicio de la pandemia. Su hijo Sebastián al no haberse presentado el lunes para cumplir con las medidas sustitutivas a la prisión preventiva, será notificado con la orden de detención que se trasladará a la Interpol de Bolivia donde la Fiscalía conoce que se encuentra. Sebastián Yunda está siendo procesado por el escándalo de los chats, en los que se ve cómo utilizaba el cargo de su papá para hacer negocios con el Municipio.

El ex alcalde, en un mensaje de Twitter, dejó entrever que acepta la decisión de la Corte Constitucional pero anunció que recurrirá a instancias internacionales. En el mensaje, recurrió una vez más a su discurso de que ha sido destituido ilegítimamente porque él ganó en las urnas. Para Yunda, el ejercicio público no se ajusta a ninguna norma y todo se lo avala por el resultado de los votos. Por su lado, Santiago Guarderas anunció que mañana jueves 30 de septiembre asumirá la Alcaldía.

Yunda cierra la que seguramente es la más escandalosa y desastrosa administración municipal que se recuerde en Quito. Durante los dos años que estuvo en el cargo, su gestión estuvo salpicada de escándalos que están siendo investigados por la Fiscalía. Uno de ellos relacionado con contratos para la repavimentación y otras obras con la empresa Geinco, de amigos suyos que financiaron su campaña y luego el tema de las pruebas donde está involucrada la empresa Salumed. Ambos casos, además, tuvieron observaciones de la Contraloría.

Durante la administración de Yunda se retrasó, igualmente, dos años más la entrada en funcionamiento del sistema de transporte del metro de Quito. Yunda nunca fue capaz de liderar el proceso y se escudó en el hecho que las decisiones las tomaran sus subalternos. Lo hizo con la Empresa del Metro. Su incapacidad para sostener un liderazgo político dejó a esa obra prácticamente en el abandono y, recién hoy en la mañana cuando se sabía que por la tarde iba a pronunciarse la Corte Constitucional, maniobró para que se aprobara un modelo de gestión directo del Municipio; decisión que nunca fue vista de buen modo por los organismos multilaterales que financiaron la obra por considerar que aquello podía dar origen a un manejo político y corrupto del sistema.

Desde el día en que fue removido por el Concejo Metropolitano, Yunda se aferró al cargo no solo con recurso de protección sino que activó campañas mediáticas intensas en los medios municipales y en las radios de su propiedad, como la Radio Redonda o Radio Canela. Su mayor fuente de apoyo, fue la bancada correísta que apostó a su defensa con la idea de mantener un bastión en el Municipio de Quito.

Dos largos años ha costado a Quito una gestión ineficiente, llena de corrupción y de indecencia pública. La ciudad queda con un pasivo institucional y de infraestructura y tardará años en recuperarse.

Foto: Twitter de Los Panas de Jorge Yunda

NOTA:
Este contenido ha sido publicado originalmente en la siguiente dirección: Haz Click Aquí

TAGS:

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *