Pagar el arriendo, preocupación en negocios del Puente del Guambra

Los dueños de los locales del Puente del Guambra no han podido abrir sus negocios por las manifestaciones. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

En las avenidas 10 de Agosto, Patria y Pérez Guerrero, calles aledañas a la Casa de la Cultura, el parque El Arbolito, El Ejido y el Puente del Guambra, se registraba un gran movimiento de personas en horas de la tarde de este lunes 27 de junio de 2022. Los ciudadanos van y vienen de un lugar a otro en esa zona del centro– norte de Quito, con cornetas, escudos y lanzas.

La calzada y las veredas evidencian que se camina en un sector donde los manifestantes y fuerza pública tuvieron fuertes enfrentamientos en estos 15 días de protestas.

La actividad más afectada es el comercio. Son contados los negocios que han decidido seguir con sus actividades en este sitio, que es uno de los más movidos en días normales de labores.

En la Plaza Comercial del Puente de Guambra, existe un local de venta de zapatos y correas. Su propietario, Ángel (no quiso mencionar su apellido), asegura que desde que empezaron las protestas han tenido “cero ventas” debido a que todo se ha cerrado.

Con cierta amargura comenta que lo único que ha conseguido en este tiempo es comer “gas (lacrimógeno) y polvo”. Lamenta la incertidumbre por no saber cuándo se encontrará una solución entre las partes.

“Solo queremos trabajar, pero con este caos no se puede. Estamos fregados. No hay para comer. Estos (locales) están destruidos”, dice.

En la av. América, sector de la Universidad Central, donde cientos de personas de las comunidades indígenas están acogidas, la tónica no cambia. Los locales están cerrados prácticamente en su totalidad.

Uno de esos negocios es el de Luis (prefirió no decir su apellido). Su local se dedica a la publicidad por 16 años. Con preocupación dice que en estos 15 días de paralización solo ha tenido “un pedido”. Comenta que sobreviven con las solicitudes de unos pocos “clientes fijos” con los que normalmente trabajan.

Agrega que uno de los grandes inconvenientes es no tener para pagar el arriendo que, en la zona, está entre USD 700 y USD 1 000. “Hay que hablar con los dueños, aunque no sé si cedan. Tenemos que llegar a un acuerdo porque vamos 15 días sin trabajar”.

En el sector del puente de Guambra, sobre la av. Patria, hay locales de comida rápida abiertos. Sus principales clientes son las personas que participan en las movilizaciones. Ellos en varios grupos se acercan a comer.

Pero no todos los locales de comida tienen la misma suerte. Katherine Reyes trabaja en un restaurante que ofrece desayunos y almuerzos. Lo primero que menciona es que las ventas han bajado totalmente, especialmente desde la segunda semana del paro. En esos días dejaron de trabajar por estar ubicados en el epicentro de las protestas.

Expresa que otro limitante para su trabajo es la escasez de productos como huevos, leche o frutas. Alimentos difíciles de obtener por estos días en Quito.

Antes de las manifestaciones vendían en promedio 150 almuerzos y durante las mismas bajaron prácticamente a cero. “Un día nos quedamos con toda la comida, no vendimos nada. Nos tocó repartirnos entre nosotros la comida y llevar a nuestra casa. Aquí donde estamos es un campo de batalla y nos ha tocado soportar el gas”, manifiesta.

Para ella y sus compañeros cada día no trabajado significa una pérdida en sus ingresos, debido a que su sueldo depende de los días laborados. “Para nosotros, el día trabajado es día pagado. Esta semana estuvo en cero para los empleados”, finaliza.

El diálogo entre la Conaie y el Gobierno tuvo un receso. Leonidas Iza pidió hacer consultas sobre dos temas: precios de combustibles y derogación de los decretos 95 y 151 » https://bit.ly/39T2L4l

Posted by El Comercio on Monday, June 27, 2022


NOTA:
Este contenido ha sido publicado originalmente en la siguiente dirección: Haz Click Aquí

TAGS:

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *