Políticos y vejez… ¿no van de la mano?

Por Kléver Paredes

¡No hay derecho! Alrededor de diez palabras, en seis horas del ‘debate’ organizado por el Consejo Nacional Electoral, fueron suficientes para que los 16 candidatos presentaran sus ofertas ante el fenómeno del envejecimiento poblacional y el cada vez más creciente porcentaje de personas mayores de 60 años en Ecuador.

Tercera edad, ancianos, jubilados, personas mayores, IESS, pensiones y seguridad social fueron las palabras usadas por los presidenciables. Para ellos, los adultos mayores son parte de los grupos considerados vulnerables. Criterio que fomenta una mirada paternalista o asistencialista desde el Estado sobre la heterogeneidad y potencial que representa este grupo etario, que representa a cerca del 8% del total de la población.

Puede interesarte leer: Ecuador envejce sin seguridad social

En Ecuador existen más de 1 300 000 personas sobre los 60 años de edad, según las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Cerca del 70% no cuenta con una pensión jubilar y vive la ‘desgracia’ de ser viejos y la injusticia de ser pobres.

Para el 2030 el país no garantizará el reemplazo generacional debido a que las mujeres en edad fértil tendrán menos de dos hijos, es decir, la población envejecerá aún más. En 2040 la población del Ecuador será de 21,8 millones, y el 185 serán personas mayores de 65 años.

A pesar de ser actualmente un país con población todavía joven, es cierto que estamos envejeciendo, y lamentablemente envejecemos sin políticas de Estado que aseguren la calidad de vida de este grupo etario. 

Al 2050, por cada 100 personas en edad de trabajar, 40 serán adultos mayores, según datos del INEC.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la población mayor de 60 años se cuadruplicará en la región, mientras que la población menor de 15 años se reducirá a la mitad. Para el 2050, uno de cada cuatro latinoamericanos será mayor de 60 años.

¿Será que los candidatos no entienden o que no les importa estas alarmantes proyecciones demográficas? ¿Será que no les importa que ahora mismo exista un déficit de servicios y de profesionales especializados para personas mayores? Ecuador apenas cuenta con dos hospitales de atención integral (Quito y Riobamba) para miles de adultos mayores. Y lo más grave sería que el sistema de seguridad social quiebre por el desequilibrio entre aportantes activos y jubilados.

En los planes de gobierno de los candidatos se mencionan de manera general el “garantizar políticas públicas incluyentes y para todo el ciclo de vida: primera infancia, adolescencia, adultos mayores, personas con discapacidad y en condiciones de riesgo y vulnerabilidad”; “centros gerontológicos especializados, visitas domiciliarias para adultos mayores o personas con discapacidad”; “no incrementaremos las aportaciones de los afiliados ni el número de años para jubilarse”; “restructuración del IESS”.

¡Nada sobre planes de inclusión o reinserción laboral! Nada, aun tomando en cuenta que la discriminación laboral por motivos de edad sucede incluso antes de los 40 años. Nada sobre créditos para emprendimientos para personas mayores de 40 o 50 años. ¡Nada! Nada sobre aseguramiento universal para con quienes no se cumplió el derecho de afiliación al seguro social, por citar unos ejemplos. Nada sobre los derechos humanos que les asiste y que, al llegar a la vejez, no se pierden.

Mientras organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) miran al envejecimiento en América Latina y el Caribe como una oportunidad para la innovación, emprendimiento e inclusión, los candidatos presidenciales insisten en sus discursos en señalar a jóvenes y adultos como la esperanza y la fuerza de la población económicamente activa.

El BID habla de la Economía Plateada como parte de la economía global vinculada al cambio demográfico producido por el envejecimiento de la población. Esto “implica grandes desafíos y oportunidades de desarrollo económico, con la generación de nuevos emprendimientos y oportunidades laborales, así como una mayor contribución económica de los adultos mayores”.

Ante la ausencia de propuestas concretas, ¿qué les corresponde a quienes caminan (o caminamos) hacia la vejez y a quienes son (o somos) parte ya de esta etapa de la vida?

Como señala Ricardo Iacub, catedrático de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, no se puede hablar de los viejos en tercera persona, sino desde el yo, por ser parte de este proceso. Y por lo mismo, es el momento de ser actores sociales, de empoderarse en la causa, con una perspectiva de derechos.

¡Es el momento de pensar en sociedades para todas las edades!

Puede interesarte leer: Los vacíos y silencios en los planes de gobierno

MiCandidato2021 ¿Conoces el plan de gobierno de los candidatos a la Presidencia de Ecuador? ¿Cuál de ellos se acerca más a tus intereses? Tómate 2 o 3 minutos para jugar y descubre qué proponen en verdad quienes quieren gobernar a Ecuador, más allá de sus palabras vacías. Al final, obtendrás un breve resumen de sus proyectos políticos. Juega, diviértete un poco y ejerce tu derecho a un voto informado. ¡Comenta y comparte este link para que tus contactos también lo hagan! #MiElección2021

NOTA:
Este contenido ha sido publicado originalmente en la siguiente dirección: Haz Click Aquí

TAGS:

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *